La humanidad del señor Jesucristo

By Rev. Silverio Manuel Bello V. Julio 24, 2018 1283 0
Por el Pastor, profesor Catedrático, escritor y teólogo.   Por el Pastor, profesor Catedrático, escritor y teólogo. FOTO EXTERNA

Esta es nuestra sección quinta sobre el tema de la persona de nuestro Señor Jesucristo, que presento en mi libro: “Guía Bíblica de Doctrinas fundamentales”.

Cristo, durante su ministerio terrenal tenía (y tiene), una naturaleza divina y una naturaleza humana. Esta fase de la naturaleza de Cristo ha venido siendo negada por muchas escuelas heréticas. Nuestro tema en esta ocasión es una apología contra cualquier doctrina que procure negar la humanidad de Cristo.

El heresiarcaApolinario en su escuela surgida en el año 220 de la era cristiana, negaba la naturaleza humana de Cristo. Esto equivale a decir, que a Satanás le fue imposible vencer a Cristo en el desierto, porque no estaba luchando contra la naturaleza humana y perfecta de Cristo, sino contra el poderoso Dios mismo. Como es natural, también negaba la existencia de la Santísima Trinidad. Todavía en nuestros tiempos existen secuelas de esas herejías. En el desarrollo de nuestro asunto estaremos tratando las referencias que hace la Biblia sobre existencia la humanidad de Cristo en cuanto a su tricotomía como todo ser humano.

Hablemos un poco sobre la naturaleza humana de Adán y la naturaleza humana de Cristo.

Entre Adán en su estado de inocencia, es decir, antes de pecar, y Cristo, segundo Adán, había una igualdad de estado y de condición. Lo que más tarde hizo la diferencia entre el primero y el segundo, fue su desobediencia al mandato divino por parte del primero.

En Génesis 2:16-17, leemos: Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás”.

Como pudimos leer, la inmortalidad de Adán desde su origen estaba condicionada a que no desobedeciera la orden de su divino Creador de no comer del árbol prohibido. Adán desobedeció y su desobediencia trajo el caos universal en todos lo géneros vivientes.

Parte de aquella trágica escena del Edén,cuando Eva se dejó convencer del Tentador, y comió del árbol prohibido, traté expresarla en la estrofa número seis de mi poema “Diálogo con Dios, como sigue:

“Allí lo miro, lo contempló, sus manos lo comieron Y con seductora voz convenció a Adán, y lo comieron: ¡Malvado engaño, hasta ahí el destino de la suerte En el árbol habían comido: El dolor, la pena, la muerte” La naturaleza humana de Cristo fue igual a la naturaleza humana de Adán. Adán fue originalmente fue creado sin pecado, y por lo tanto inmortal. Cristo fue engendrado para no ver muerte. No murió porque pecó; murió porque dio su vida.

Por el pecado del primer Adán vino la muerte eterna a toda la humanidad y por la muerte del segundo Adán vino la vida eterna a la humanidad.

En Romanos 5:14, Pablo asegura: “No obstante, reinó la muerte desde Adán hasta Moisés, aun en los que no pecaron a la manera de la transgresión de Adán, el cual es figura del que había de venir”.

Fíjese que el versículo dice que la muerte reinó hasta Moisés, es decir, hasta la dispensación de la Ley, porque Cristo el dispensador de la Gracia, con su muerte en la cruz trajo la vida a la humanidad.

Cristo murió, no porque su cuerpo físico no estuviera habilitado para vivir eternamente, sino porque puso su vida voluntariamente en sacrificio vivo por nosotros. En Marcos 10:45, el mismo Jesús dijo: “Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos”.

Así lo ratifica el apóstol Pablo,cuando escribe en 1Timoteo 2: 6: “El cual se dio a sí mismo en rescate por todos, de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo”. Es decir, a Cristo en su naturaleza humana, sin pecado, no se le puede contar dentro de los mortales pecadoresdescendientes de Adán; El primer Adán, originalmente en su estado de inocencia fue creado por Dios para no ver muerte. La naturaleza humana de Cristo no fue creada como la de Adan, fue engendra por el Espíritu Santo (Mat. 1:20). Aunque era ciento por ciento hombre,pero además, ciento por ciento Dios, sin pecado.

Así lo declara el autor sagrado en Hebreos 4:15,cuando escribe:“Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado”.

La humanidad fue completa, perfecta, y habilitada para vivir eternamente Pero esa no mortalidad estaba condicionada a su obediencia absoluta a Dios en todo. Adán pecó, murió y su muerte pasó a todos los seres vivos sobre la tierra. Cristo, el segundo Adán, fue tentado en todo, pero sin pecado.

De Cristo Humanamente hablando en la tierra no ha pisado otro hombre más grande, más perfecto y más poderoso que nuestro Señor Jesucristo. La grandeza de Cristo, su vida impecable y su forma de vivir, fue lo que motivo a Napoleón Bonaparte a decir sobre nuestro divino Señor y Salvador Jesucristo:

“Alejandro, César, Calos Magno y yo hemos fundado imperios, pero, ¿En que se basan las creaciones de nuestro genio?; sobre la fuerza. Pero Jesucristo fundó su imperio sobre el amor y después de tantos siglos aún hay millones de hombres que morirán por Él”. (Samuel Vila, Enclipedia de Citas Morales y Religisas, CLIE, pág.250) .

Hablemos de la plena humanidad de Cristo:

I. Jesús tenía un ser tricotómico como todo ser humano: Tenía cuerpo, alma y espíritu.

A. Cristo tenía cuerpo,pero no lo usó para pecar. Su cuerpo estuvo sujeto a las leyes naturales del ser humano: pero sin laherencia adámica pecaminosa. Por tener cuerpo humano Jesús tuvo todos los deseos y apetitos normales del hombre, pero no tuvo deseos, pasiones ni apetitos pecaminosos, digamos concupiscencias carnales.Vale decir que Jesús no heredó el pecado ni la naturaleza pecaminosa de Adán.

1Cor. 15:45-49. 1 Corintios 15:45. “Así también está escrito: Fue hecho el primer hombre Adán alma viviente; el postrer Adán, espíritu vivificante”.

Leamos nuevamente lo que dice Hebreos 4:15, donde dice: “Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado”.

El comentarista Roberto Jamiesonal comentar este pasaje, dice: “En Cristo, a través de sus tentaciones en el origen, proceso y resultado de ellas, el pecado no tenía nada en él; él estaba separado y apartado de aquel” 1.

El apóstol Pedro declara: “Porque también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que sigáis sus pisadas; el cual no hizo pecado, ni se halló engaño en su boca”

Cristo con su cuerpo “No hizo pecado, ni se halló engaño en él” (1Pedro 2: 22). Este pasaje involucra su cuerpo y su alma.

B. Jesús tenía alma. El alma del ser humano es tripartista: Tiene mente, voluntad y emociones.

1-Su mente. Por tener mente, el ser humano piensa, razona; tiene intelecto e inteligencia. El apóstol Pablo declaró a los Corintios, que ellos tenían la mente de Cristo.

En 1Cor. 2:16, Pablo pregunta: “Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo”.

2-Jesús tenía emociones. Las emociones son motivaciones psíquicas que pertenecen al alma. Por tener emociones:

(a) Jesús amaba, y manifestaba amor

En Marcos 10:21: Hablando del joven rico, dice: “Entonces Jesús, mirándole, le amó, y le dijo: Una cosa te falta: anda, vende todo lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme, tomando tu cruz.

(b) Tenía compasión, se compadecía de la gente. En Mateo 9:36, leemos:“Y al ver las multitudes, tuvo compasión de ellas; porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor”.

(c) Sentía alegría. Se trataba de una expresión emocional de su gozo, su regocijo, su satisfacción.

(d) Lucas 10:21, el evangelista dice: “En aquella misma hora Jesús se regocijó en el Espíritu, y dijo: Yo te alabo, oh Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque escondiste estas cosas de los sabios y entendidos, y las has revelado a los niños. Sí, Padre, porque así te agradó”.

Se trató de una expresión emocional de su gozo, de regocijo, y satisfacción espiritual por el agrado del Padre hacia él en su misión redentora.

(e) Jesús lloró ante la tumba de Lázaro (Juan 11:35)

(f) En la hora de la cruz, el alma de Jesús se turbó hasta la muerte (Juan 12:27)

(g) Antes de su crucifixión, en el Getsemaní se entristeció hasta la muerte (Mateo 26:38)

(h) En la cruz Jesús clamó, preguntándole al Padre por qué lo había desamparado (Mateo 27:46). Es decir, nuestro Señor sintió soledad.

(i) Por tener emociones, nuestro Señor Jesucristo sintió en su alma los desprecios, las burlas y los rechazos que la gente de su propia nación y de su propio pueblo le causaron.

3-Jesus tenía voluntad. La voluntad, desde el punto de vista psicológico es el centro de acción de la vida interior del ser humano. Ella es la que dirige nuestro querer y nuestro hacer; es decir, es la que gobierna y dirige las tomas de decisiones en la vida interior de la persona. En su naturaleza humana Jesús tenía su propia voluntad.

En Juan 6:38, el mismo Jesús dijo:“Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió”

C. Jesús tenía espíritu. Por tener espíritu el ser humano tiene instinto de adoración, actitud de reverencia y de comunión con su Creador. Es el espíritu humano el que siente l manifestación de la presencia de Dios. (el caso de un creyente)

1- Se estremeció y se conmovió en espíritu al ver a María llorando la muerte de su hermano Lázaro (Juan 11: 33)

2- Ante la delegación absoluta que el Padre puso en su sola potestad, Jesús se regocijó se regocijo en el espíritu (Lucas 10:21)

3- Jesús, en su descenso en la cruz encomendó su espíritu al Padre (Luc.23:46)

II. En su humanidad Jesús llevó una vida de devoción con Dios como los demás santos y profetas del Antiguo Testamento.

A. Ayunó cuarenta días y cuarenta noches en el desierto. (Mateo 4:1-2)

B. Jesús oraba de madrugada y en lugares asolas (Mat. 14:23; Mar. 1: 35; Luc. 11:1

Conclusión: 

En la humanidad de Cristo, los creyentes tenemos el modelo por excelencia a Seguir.

dice Hebreos 4:15, donde dice: El autor sagrado dice que tenemos uno “que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado”. Así como el venció a Satanás y a sus demonios, al pecado, al mundo, a las tentaciones y a la muerte, Nosotros el él, podemos ser más que vencedores.

Mientras estemos firmes en Cristo Jesús, podemos decir como Pablo dijo en 2Cor. 2:14: “Mas a Dios gracias, el cual nos lleva siempre en triunfo en Cristo Jesús, y por medio de nosotros manifiesta en todo lugar el olor de su conocimiento”.

Rate this item
(0 votes)

Leave a comment

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.

Tendencias

Twitter

Ministro Turismo rechaza avalancha “muertes misteriosas, ni masivas” de turistas.https://t.co/M2HRqOf8W5
Dictaminan 30 y 20 años de prisión a los seis acusados asesinato periodista Blas Olivo.https://t.co/25mY1EWCMq
Jesús -Chu Vásquez descargado de sobornos Odebrecht otros seis a juicio de fondo.https://t.co/kTN0wxzgwG
Follow Enlace Digital on Twitter

Galería

Listado colegios católicos que pasan al sector público

Los Atributos Morales de Dios

El Movimiento Revolucionario 14 de Junio

Orden de arresto

Violaciones e incestos, los demonios andan sueltos

Lavado de activos y bancas de apuestas y de lotería

El uso del celular en colegios y escuelas

El año escolar 2018-2019 estudiantes del sector público con nuevos modelos de uniformes

Mujer pierde matrimonio por tener sexo con stripper  en despedida de solteras