Leonel, JCE, circunstancias electorales y el estado político de necesidad

By Juan Tomás Olivero Noviembre 05, 2019 166 0

 

Ante las circunstancias propias del estado de necesidad: “la jurisprudencia no sólo exige acreditar cumplidamente la situación de necesidad sino probarla y   justificar que se ha acudido a las instituciones de protección social y que no existe otro modo menos lesivo para hacer frente a una situación de necesidad angustiosa que la defensa del bien jurídico protegido  » ¿Acudió o no Leonel a la institución u órgano rector de protección electoral con sus pedimentos y acciones procesales oportunas y jurídicamente pertinentes sobre las acciones dañosas que le lesionaban a él y la comunidad a que se debe ? Claro que lo hizo en tiempo y forma pertinente.

Otro factor lesivo que no podemos pasar por alto en las circunstancias y consecuencias del “estado de necesidad” a que se empujó a Leonel Fernández, es el abuso de poder del gobierno en uso de forma indebida de recursos y medios para dañarle e influir en las primarias del 6 de octubre; que sumadas a la actitud sarcástica cómplice del presidente de la Junta Central Electoral coaccionaron y no dejaron otro camino a Fernández Reyna que la fuga(renuncia) como justo estado de necesidad para evitar que el bien jurídico en peligro de ser dañado, y preservado como derecho al efecto en el art.22. 1 y 5, de la Constitución Dominicana de 2015 (10).

Los juristas de mentalidad tubular formados en la escuela del memorismo, de la rigidez literal  intelectual de una formación de cajón y del Stricto sensu; se resisten a entender que la jurisprudencia sólo es posible como obra de un pensamiento Lateral del lato sensu, que definiría Edwar Bono como: “ una  teoría en la que el pensamiento Lateral puede ser desarrollado a través del entrenamiento de técnicas que permitan la apertura a más soluciones posibles, y a mirar un mismo objeto desde distintos puntos de vista”, fin de la cita, que es el caso del asunto en cuestión de estado de necesidad y fuga por renuncia ante la posibilidad de un daño inminente a ser evitado. Razón, esta, más que suficiente; por las circunstancias coaccionadas e impulsadas desde el gobierno y el interior del partido del cual era su presidente y nominado precandidato, PLD, llevaron ineludiblemente a Leonel Fernández a un estado de necesidad política, no intencionado por sí mismo, sino, por fuerzas lesivas externas a él. Hecho jurídico éste que no puede ser valorado de forma simple y fundamentalista por los artículos 49.4 de la ley No. 33-18 que regula el sistema de partidos y los arts. 134 y 135 de la ley Orgánica No. 15-19 sobre el régimen electoral que prima en nuestro sistema político, normas éstas y regulaciones que resultan inaplicables en caso de “estado de necesidad política”, situación jurídica a que fue precipitado el presidente y candidato, hoy, de La Fuerza del Pueblo.

El pillaje (o fraude) electoral organizado por el gobierno y la actual cúpula del PLD en las pasadas primarias del 6 de octubre, con la complicidad de la Junta Central Electoral por la inacción e inobservancia del mandato de la constitución  consignados en sus arts. 39, 69.2, 74.4, y; más que todo; el comportamiento resistente recurrente, propiciador de denegación de justicia electoral de parte del presidente del órgano electoral a todos los pedimentos y requerimientos de Leonel Fernández, colocaron éste ciudadano, nominado precandidato  para las pasadas primarias del 6 de octubre, en un total estado de necesidad e indefensión.

A este respecto dice la jurisprudencia y la doctrina que extrapolamos a la filosofía y al derecho electoral, veamos: “En el supuesto de fuerza mayor, la generación de dicha circunstancia imprevisible o inevitable, supone la alteración de las condiciones de una obligación”, fin de la referencia. Para nada se puede poner en duda que las circunstancias que rodearon el contexto maleado de promoción, conteo, transmisión, compra de votos, incautación de cédulas, anulación de juntas municipales en sus competencias e intervención de funcionarios.  Dirigidos con represión y violencia verbal por el propio presidente de la República, para aplastar al precandidato y presidente entonces, del PLD, Leonel Fernández y catapultar, a su vez, su candidato(del gobierno) a una victoria no obtenida y si manipulada; colocaron irremisiblemente a Leonel Fernández en la perspectiva de actuar conforme a lo que regla el artículo 329 del Código Penal Dominicano sobre la “necesidad actual” y la legitima defensa que irradia de forma jurídica todo el sistema de derecho de la república, que cito: ; “2o. cuando el hecho se ejecuta en defensa de agresión de los autores del robo o pillaje cometidos con violencia”, fin de la cita.

La argumentación anterior hace inaplicable el art.49.4 de la ley 33-18 y los arts.134 y 135 en los que se tipifica la figura del transfuguismo (134) de la ley No. 15-19, al desanudar los vínculos de obligación entre el PLD y el precandidato nominado, dada la ocurrencia de un daño en el bien jurídico protegido llamando a ser tratado con igualdad, cosa que no sucedió.

Circunstancias éstas, las anteriores, que   obligaron al nominado a una acción proporcional al daño a recibir con la fuga y renuncia de la nominación.  Amparada esta acción en el estado de necesidad política a que fue empujado, que es configurada en la jurisprudencia como “pendencia acuciante y la situación de riesgo y peligro inminente”; que recreo a continuación en un análisis abreviado de Giuseppe Graneris en su texto “Contribución  Tomista a la Filosofía del Derecho y también, los análisis de varios autores sobre la doctrina denominada teoría unitaria del mal jurídico, que paso a citar: “Pendencia acuciante y grave de un mal propio o ajeno, que no es preciso haya comenzado a producirse, bastando con que el sujeto de la acción pueda apreciar la existencia de una situación de peligro y riesgo intenso para un bien jurídicamente protegido y que requiera realizar una acción determinada para atajarlo”.

Se ha pretendido reducir la actual crisis post primarias del PLD de Danilo, al interés de uno en ser y el otro en que no sea. Obviando el quid del problema; que no es más ni menos, que la defensa de unos valores democráticos y el rechazo a un totalitarismo y fascismo autoritario danilista que destruye el sistema de partidos y   los valores de justicia, respeto y solidaridad.

No sólo se construyó una Fuerza del Pueblo, sino, que atajó en una acción valiente de “estado necesidad” el expresidente de la República y candidato a la presidencia por la Fuerza del Pueblo, el Dr. Leonel Fernández Reyna, el plan de perpetuarse en el poder concebido por el danilismo con acciones deleznable que    destruyen la democracia, democracia, la nuestra, conquistada con sangre y con vidas patriotas de mártires de la dignidad.

Rate this item
(0 votes)

Leave a comment

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.

Tendencias

Twitter

La urgencia climática .https://t.co/EZxFMxV60n
Autoferia Popular ofrece tasas fijas desde 6.50% .https://t.co/8paC5D0XUB
Demarcaciones con Voto Automatizado y Conteo Manual.https://t.co/MR3G7Nvyuq
Follow Enlace Digital on Twitter

Galería

Listado colegios católicos que pasan al sector público

Los Atributos Morales de Dios

El Movimiento Revolucionario 14 de Junio

Orden de arresto

Lavado de activos y bancas de apuestas y de lotería

Violaciones e incestos, los demonios andan sueltos

El uso del celular en colegios y escuelas

El año escolar 2018-2019 estudiantes del sector público con nuevos modelos de uniformes

Familias en las inmediación de la empresa Barrick Pueblo Viejo piden ser reubicadas