El mensaje del malhechor arrepentido

By Rev. Silverio Manuel Bello V. Abril 19, 2019 549 0
El mensaje del malhechor arrepentido FOTO ARCHIVO

Lucas 23: 32-34 y los versículos39-43.

Introducción:

En los versículos 32 al 34, leemos: “Llevaban también con él a otros dos, que eran malhechores, para ser muertos.33 Y cuando llegaron al lugar llamado de la Calavera, le crucificaron allí, y a los malhechores, uno a la derecha y otro a la izquierda. Y Jesús decía: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen…

Leamos ahora los versículos 39 al 43, que dice:

“Y uno de los malhechores que estaban colgados le injuriaba, diciendo: Si tú eres el Cristo, sálvate a ti mismo y a nosotros. Respondiendo el otro, le reprendió, diciendo: ¿Ni aun temes tú a Dios, estando en la misma condenación? Nosotros, a la verdad, justamente padecemos, porque recibimos lo que merecieron nuestros hechos; mas éste ningún mal hizo. Y dijo a Jesús: Acuérdate de mí cuando vengas en tu reino. Entonces Jesús le dijo: De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso.

Hace más de dos mil años que esta horripilante escena tuvo lugar allá en el Gólgota. Donde estaban tres moribundos colgados cada uno en una cruenta cruz.

Él, que era el santo Hijo de Dios, el único hombre perfecto, el que ningún mal hizo, como declaró el malhechor. El santo que, aunque fue tentado en todo, nunca pecó no hizo agravio a nadie en toda su vida; nunca violó ninguna ley terrenal. Todo lo que le hizo a la humanidad fue el bien: Él liberó a los endemoniados del poder de Satanás, le dio vista a los ciegos, puso a los cojos y paralíticos a caminar correctamente; sanó a los que estaban enfermos por diversas enfermedades; resucitó a muertos devolviéndoles la vida, multiplicó panes y peces para darles de comer a los hambrientos. Llamó a los que estaban trabajados y cargados para darles descanso. Caminó por encima de las aguas del mar para ir a socorrer a sus discípulos. A aquel dechado de toda pureza fue a quien crucificaron en medio de dos delincuentes.

Sin embargo, en el momento más triste y crucial de su vida, aquel hombre probo e inocente, quien era y es, el inmaculado Jesús, el Hijo del Dios Altísimo, al darse cuenta que estaba colgado en medio de dos malhechores, en el centro de dos parias de la sociedad, quienes, por sus múltiples delitos cometidos, estaban recibiendo el justo merecido que la ley romana disponía para los más destacados infractores de las leyes imperiales, al parecer el Unigénito Hijo del Santo de los santos como que sintió que sus enemigos hubieran lanzado contra vida una bomba de humo negro para ensombrecer la transparencia cristalina de su testimonio fiel.

A pesar del crimen que contra santísimo agonizante se cometía, sin embargo, en medio de aquel trágico contexto él, movido por su inmenso amor y su infinita misericordia, desde la cruz, alzó sus ojos al cielo, y a Dios, por aquello infames clamó:“Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen”.

Desde el Gólgota, cada uno de los tres agonizantes emitió un mensaje con un significado diferente, observemos:

El primero: Contenía un mensaje de burla y rechazo al Salvador del mundo por parte de uno de los malhechores. El segundo: Por el contrario, éste contenía un mensaje de compasión hacia el muriente del centro quien, a la vez que arrepentido, cree en Jesús y le manifiesta su interés de alcanzar la vida eterna y, el tercero: Este último fue el mensaje que salió desde lo más profundo del alma del que estaba en la cruz del centro, que expresaba la manifestación de la gracia, del amor y de la misericordia de Dios a favor un pecador, que arrepentido, reconoció a Jesucristo como único y suficiente salvador del ser humano, confesó sus pecados y lo recibió como salvador de su vida.

El crucificado del medio estaba para morir junto a los dos malhechores. Ciertamente, su vida y su causa eran muy diferentes a las de sus dos compañeros. Allí estaba el Cordero de Dios, derramando toda su sangre, muriendo en la cruenta cruz para pagar el precio del pecado por toda la humanidad. Allí estaba cumpliéndose en él la profecía del legendario profeta Isaías, cuando en el capítulo 53: versículo 5 de su libro, expresó lo siguiente: “Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados”.

Vergonzosamente, uno de los malhechores que estaba crucificado al lado del Redentor comenzó a mofarse del Mesías con las siguientes palabras:“Si tú eres el Cristo, sálvate a ti mismo y a nosotros”. Aquel malhechor infame representa al hombre pecador, al irreverente, al impío, al maligno, al rebelde y enemigo de Dios de todos los tiempos, que aún, reconociendo sus faltas, delitos y sus maldades, en vez de arrepentirse de sus pecados, procura burlarse de Cristo, de la Palabra de Dios y de su santo evangelio.

Sin embargo, el otro ladrón, reconociendo que la causa de que ellos dos estuvieran allí clavados en una cruz era justa, y que, por ende, estaban recibiendo el pago merecido como consecuencia de las tantas infracciones a las leyes establecidas por Dios y por los hombres, no obstante, según su apreciación, el agonizante de la cruz del centro era el santo, el inmaculado, el Hijo de Dios quien, con su muerte, estaba pagando el precio por los pecados de la humanidad.

El medio del dolor, de la agonía y del sufrimiento que aquel malhechor sentía en su cuerpo por los golpes, las heridas y los maltratos que recibía, pudo abrir su corazón, voltear su cara y así mirar al Salvador y decirle: “Señor, acuérdate de mí cuando vengas en tu reino”.

De inmediato Jesús, movido a compasión y misericordia, sin dejarse doblegar por el dolor y la tristeza que taladraban a su cuerpo y a su corazón tras los cruentos maltratos que sufría por las botas y las lanzas de los soldados romanos y por las falsas acusaciones de las autoridades judías, recobrando fuerza, le dijo al malhechor arrepentido:“De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso”.

El único evangelio que registra la escena de los dos malhechores es Lucas, el capítulo 23, los versículos 32 y 33, no nos dice que aquellos hombres eran ladrones, solo dice que eran malhechores. No nos dice tampoco si el malhechor arrepentido estaba del lado derecho del lado izquierdo de Jesús, tampoco nos dice cómo se llamaba.

Según la declaración de Jesús, aquel malhechor recibió su salvación y su vida eterna desde el momento mismo que creyó que él era el salvador del mundo. A Jesús no le importó la situación de la vida pasada de aquel hombre, sino su condición de un pecador que se había arrepentido de sus pecados en aquel instante. Aquel malhechor no tuvo tiempo para que alguien lo doctrinara, lo discipulara, ni mucho menos, lo bautizara. Las circunstancias del momento no le permitieron pasar por ninguno de esos procesos. La declaración de Cristo fue al vapor: “De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso”. Aquel hombre fue el último pecador que Jesús se ganó para el reino de los cielos durante estuvo en la tierra. Y bajo qué circunstancia lo hizo!

Conclusión:

El mensaje del malhechor arrepentido y el perdón de Dios, ofrecido por Cristo desde la cruz del calvario, para el mundo de hoy, es el siguiente:

No importan las magnitudes ni los tantos pecados que una persona haya cometido, si se arrepiente de corazón, la gracia, el amor y la misericordia de Dios con su eterna salvación y vida eterna, lo alcanza sin importar la condición ni la situación en que se encuentre.

Amigo, esta escena hace más de dos mil años que tuvo lugar allá en la cruz del calvario, pero los efectos de su mensaje siguen vigentes hoy. La puerta de la misericordia divina y del perdón de los pecados siguen abiertas para usted hoy.

Le invitamos a que la puerta de su corazón y reciba a Jesús como único y suficiente salvador de su vida, y alcanzará el perdón de sus pecados, la salvación y la vida eterna.

Rate this item
(0 votes)

Leave a comment

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.

Tendencias

Twitter

El Popular sube 8 puestos más dentro de los 1,000 mejores bancos del mundo.https://t.co/Ineyi7eLkK
Otro desatino de la JCE .https://t.co/7qlQ8QDM0a
Pareja de turistas acusados de lanzar desde segundo piso de hotel a turista estadounidense.https://t.co/isZHelrBwK
Follow Enlace Digital on Twitter

Galería

Listado colegios católicos que pasan al sector público

Los Atributos Morales de Dios

El Movimiento Revolucionario 14 de Junio

Orden de arresto

Lavado de activos y bancas de apuestas y de lotería

Violaciones e incestos, los demonios andan sueltos

El uso del celular en colegios y escuelas

El año escolar 2018-2019 estudiantes del sector público con nuevos modelos de uniformes

Mujer pierde matrimonio por tener sexo con stripper  en despedida de solteras